Cómo Empezó Casa Marimba

Casa Marimba nació en noviembre de 2015 cuando tres viajeros y soñadores se encontraron en una playa de Pochomil, Nicaragua...

Rafael y Lisa estuvieron un año viajando por Sudamérica, terminando su viaje en Nicaragua, el país natal del papá de Rafa. Vieron en Facebook que Iban, el amigo de Rafa de la secundaria, estaba en el país en el momento en que llegarían. Trabajaba en un hotel en una playa de la costa pacífica. Rafa e Iban tenían más de 15 años sin verse y fue un reencuentro maravilloso. Pasaron una semana entera juntos en Pochomil, hablando de sus vidas, proyectos y sueños.


Rafa y Lisa habían estado mucho tiempo en Argentina y planeaban volver allí en algún momento para abrir un Bed & Breakfast. Iban tenía un plan para visitar algunos países de América Central y el Caribe con el fin de encontrar un buen lugar para abrir un hotel u hostal. Todos tenían una visión similar sobre el tipo de negocio que querían crear y el tipo de ambiente en el que querían vivir. Y mientras hablaban, se dieron cuenta de que eran muy complementarios. Iban era muy organizado y tenía varios años de experiencia como ingeniero industrial. A Rafa le encantaba cocinar y tocar música, y Lisa era muy creativa. Sentían que acababan de encontrar los socios perfectos para empezar algo, cada uno era la pieza que faltaba a los demás.


Pero se enfrentaban a un dilema, ninguno de ellos tenía pensado quedarse en Nicaragua. Rafa y Lisa querían volver a Argentina, lejos del calor de Centroamérica, e Iban tenía una lista de posibles países donde establecerse... En cual Nicaragua no estaba. Pero mirando un poco más profundo, se dieron cuenta de que Nicaragua reunía la mayoría de las condiciones que todos querían: país seguro, mucha naturaleza, turismo creciente (pero no saturado), fácil acceso al mar, gente acogedora, barreras bajas para la inversión extranjera, solo por mencionar algunos. Tenían una decisión que tomar. Seguir su plan inicial, separarse aquí y desearse lo mejor, o seguir su instinto y dar la bienvenida a la oportunidad que el universo acababa de poner en su camino. Al final de la semana, decidieron hacerse socios y quedarse en Nicaragua para iniciar un negocio juntos.


Regresaron a Francia en diciembre de 2015 durante unos meses para preparar un plan de negocios (con el fin de obtener fondos de sus familias) y prepararse para esta nueva y emocionante aventura. En marzo de 2016 estaban listos y tomaron su boleto de ida de Francia a Nicaragua. Como carecían de cierta experiencia en la industria hotelera, decidieron trabajar en algunos hoteles como voluntarios mientras buscaban el lugar perfecto para invertir. Querían un lugar cerca del agua, por lo que buscaron exclusivamente propiedades en la playa. Después de muchas visitas, emociones y decepciones, cerca de dos meses de investigación, se encontraron con un anuncio de una casa en venta en la Laguna de Apoyo. Habían estado allí una vez y a todos les gustó. Aunque preferían invertir a la orilla del mar, fueron a echar un vistazo, ya que no tenían nada que perder.


Después de todo lo que habían visto, inmediatamente se enamoraron de esta linda casa en la Laguna de Apoyo. Tuvieron una gran conexión con el propietario francés e inmediatamente sintieron que este podría ser su hogar. Rápidamente acordaron los términos y firmaron el contrato el 10 de junio de 2016. Este fue el comienzo de Casa Marimba...